Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Olvidó su clave?
Regístrese
NOTA EN LA VOZ: Todos bailan con Los Caligaris

     Compartir en Facebook
Ratificando que son una de las bandas cordobesas más activas, Los Caligaris publicaron por estos días algunas nuevas canciones y el videoclip de Bailando ska, que ya está rotando con éxito en la Web, sobre todo entre el público mejicano. Justamente, el grupo de barrio Residencial América emprenderá por estos días una nueva gira por tierras aztecas, donde vienen cosechando gran cantidad de fans en los últimos años. Como muestra, chequear la enorme seguidilla de comentarios en su página de Facebook. Sobre la música, en su canal de Youtube ya se puede escuchar Olvidar de Canciones para armar, una serie de tracks inéditos disponibles para descarga libre. Y la gran nueva aparición es el videoclip de Bailando ska, realizado en México y con mucho protagonismo de sus seguidores. Caravana cordobesa. Por otra parte, el fin de semana pasado, Los Caligaris tuvieron un momento de gran exposición en el Festival Internacional de Folklore de Buenos Aires (Fifba) que se realizó en La Plata. El cable de la agencia Télam refleja lo sucedido. "A las 20, llegó el turno de la siempre alegre, colorida y multitudinaria Caravana cordobesa, presidida por Nenes Bian y sus 10 integrantes que fueron los encargados de inaugurar el escenario Panorama de la fecha. Después fue el turno de Los Caligaris, que abrieron el show con su renombrado Nadie es perfecto, entretanto sonaba un reconocimiento a los Redonditos de Ricota y, mientras los acordes de El Mono Relojero (Kapanga) se combinaban con el tema que no puede faltar jamás en ninguna celebración, Asado y fernet, la juventud comenzó a hacer pogo". "Sin esperar a que Los Caligaris se despidiesen del público y con los instrumentos en mano, los 12 integrantes de La Pata de la Tuerta subieron al escenario con su característico estilo circense y se entremezclaron con sus compañeros de ruta. Con similitudes gitanescas y acompañados de saltos, piruetas, acrobacias, colores, muchas trompetas y percusión, toda la Caravana se reencontró en el escenario cuando La Pata de la Tuerta convocó a Los Caligaris y a Nenes Bian para interpretar el cuarto y ante último tema de su lista, Yo se que sólo caí en la trampa".
.......................................................................................................................................

NOTA DIARIO DIA A DIA!!! Martín Pampiglione: El barrio va a donde tocamos

     Compartir en Facebook
En un alto del bullicioso ensayo de Los Caligaris, la voz del grupo, habló sobre su vínculo especial con la ciudad y en especial con la zona de Residencial América, el barrio al que hicieron conocido en todo el continente. Martín Pampiglione, la “voz cantante” de Los Caligaris, se reconoce un “cordobés de casualidad”. Y es que nació acá de paso, justo en una temporada en que el circo eligió La Docta para mostrar su show. Sin embargo, el destino quiso que 10 años después sus padres se asentaran en Córdoba donde aún vive con sus amigos, y donde retorna inexorablemente tras cada gira internacional o cada show por el interior. –¡De verdad naciste en un circo? –Sí, claro. En realidad nací en el Hospital Italiano de Córdoba, pero fue porque por esos días el circo en el que vivía mi familia pasaba justo por acá. Sino, hubiera nacido en otra ciudad; de hecho tengo primos pampeanos, de Buenos Aires… de todos lados. –¿Qué circo era? –Era el Circo de los Hermanos Muñóz. El de Lalo, mi abuelo por parte de madre. Mi otro abuelo, también trabajaba ahí: era el enanito del circo. Se escapó de la casa a los 12 años, por eso no conozco mucho a esa parte de la familia… –¿Qué recordás de la vida de circo? –Mira, por esa época se giraba constantemente. Y yo estudiaba en cada lugar donde parábamos. Si actuábamos un finde en un pueblo, esa semana me tocaba estudiar en la escuela local. Si actuábamos en ciudades más grandes como Córdoba o Rosario, estudiábamos dos o tres meses en la misma escuela y ahí con suerte podíamos hacer amigos, pero no siempre. A veces éramos discriminados; nos trataban de gitanos, o nos aplaudían como si fuéramos cosa rara. –¿Y cuándo fue que decidieron desensillar y quedarse en Córdoba? –Cuando tenía 9 años, fallece mi abuelo y para mi vieja eso fue un shock tan grande que decidió venir a vivir a Córdoba. Nos establecimos en esta casa en Residencial América, donde hoy estamos ensayando con Los Caligaris. –Supongo que al menos como estudiante el cambio te generó alegría… –Sí, tengo buenos recuerdos de cuando llegué. No era tan lindo para un niño medio tímido cambiar de escuela todas las semanas. Acá, con mi vieja fuimos al Colegio Cura Brochero a ver si podía entrar, y pasamos con el pie derecho al toque. Y eso que era tercer grado; y el año ya estaba por terminar… –Por esa época también en el barrio te hiciste amigo de la mayoría de los integrantes de la banda. ¿Qué les genera Residencial América para no dejarlo? –Pasa que nosotros llevamos el barrio para cualquier lugar del mundo donde toquemos. Acá éramos todos vecinos: Pini, el guitarrista, vivía a la vuelta; Gabriel, al frente; el gordo, un poco más allá, y así con todos. Hoy seguimos en el barrio, y la casa de mi abuela sirve para ensayar y guardar los instrumentos. Es “el fuerte de Los Caligaris”. -¿Y con los vecinos todo bien? –Al principio ensayábamos en el patio y nos ligamos algunos naranjazos… (risas). –¿Pensás que las bandas adolescentes que recién comienzan se podrían imponer hoy en el mismo ámbito que lo hicieron ustedes? –Es complicada la escena cordobesa, al menos para la música que hacemos nosotros, que es medio fusión. Pero hay una herramienta que nosotros no teníamos y hoy existe, que es Internet. Yo siempre digo que nosotros estamos listos para tocar en cualquier lado porque entrenamos con el mejor público: es muy exigente el cordobés, si le aparecés con algo raro te trata de encasillar. Los Caligaris es una banda que subsistió sin quejarse 16 años, buscándole la vuelta y tocando, lo que más nos gusta. Últimamente estamos intentando producir al menos una fecha al mes en Córdoba; estamos en la búsqueda de nuestra propia gente, nuestro propio público acá. –Hace algunas semanas estuvieron nuevamente de gira en México, una ciudad donde tienen muchísimos fans, que incluso se tatúan sus nombres y los esperan en el aeropuerto horas para pedirles autógrafos. ¿Te gustaría que pase eso acá o preferís el perfil más bajo? –(Risas). Sería muy lindo que ocurra. Cuando empezás con una banda no sabés nunca adónde llegarás. Lo mismo que cuando uno hace una canción haciendo unos tonos arriba de la cama. Acá tranquilamente puede llegar a pasar eso en algún momento. –Pensé que me dirías que preferís la tranquilidad, como hacen muchos artistas. ¿La popularidad no les complica poder ir a la peatonal o la cancha hoy por hoy en Córdoba? –La popularidad no nos molesta. Está bueno sentir el cariño del público, de verdad lo digo. Y respecto a la ciudad ando por los mismos lugares que siempre; el otro día, por ejemplo, fui a comprar unos libros a la peatonal con mi familia. También fuimos al zoológico, con mis hijas. La pasamos re bien y si hay que firmar un autógrafo lo hacemos con ganas. Por ahí se dice que los artistas deben tener un halo de misterio y a nosotros no nos sale. No la podemos fingir: somos pibes del barrio y eso se nota. .......... Los Caligaris, un mix con tonada cordobesa Es una tarea difícil encasillar a Los Caligaris en los estándares preestablecidos. En 1997 nacieron como banda y no imaginaban el camino que ya recorrieron. Su estilo pasa por fusionar diversos géneros musicales (rock, pop, cuarteto). El toque circense, presente en cada uno de los shows, fue heredado de la familia de Martín y Diego Pampiglione, cuyo abuelo era propietario de un circo. Tras hacer las “inferiores” durante cinco años en fiestas, festivales y eventos familiares, en 2002 editaron su primer disco titulado Yernos perfectos. En ese trabajo, la canción Nadie es perfecto se transformó en un hit imparable, que puso en la vidriera local y nacional al grupo nacido en barrio Residencial América. Hoy, con tonada bien cordobesa y su guiño permanente hacia el cuarteto, son una referencia de la música fiestera. En México también los adoran. .............. Cuando Martín Pampiglione habla de su pasado de circo le es inevitable demostrar nostalgia por los viejos circos con animales, que hoy están prohibidos en grandes urbes como Córdoba. “Siempre se habla que a los animales se los trata mal en un circo, pero no es así. Es lógica pura ¿Cómo maltratar a un animal, que cuesta fortuna y además son el corazón del show? En mi circo, que tenía apenas leones y monos, yo he sido testigo de cómo abrigaban con frazadas nuevas a los monos mientras que los humanos teníamos frío. ¡Incluso comían mejor que nosotros! ........ Aunque se define hincha de River Plate, Martín asegura que tiene en su corazón también lugar para el Racing cordobés. “Yo jugué en ese club, a los 12 años. ¡Tenían unas inferiores bárbaras! No puedo creer donde está ahora”, reflexiona el artista, que aunque reconoce que casi no hace deportes, de vez en cuando va a la cancha a ver jugar al club de sus amores.
.......................................................................................................................................

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 |... 15 | Siguiente

copyright 2009-2010 Los Caligaris
Todos los derechos reservados
diseño: bioestudio